La psicología transpersonal y las técnicas holisticas ayudan al paciente a conocerse a sí mismo, a conectarse con su Esencia y con su propia evolución.

Las diferentes técnicas que existen dentro de esta terapia se utilizan para poder sanar heridas del pasado, sanar y trabajar con el niño interior, armonizar la pareja interna y nuestros aspectos femenino/masculino, potenciar las virtudes existentes en la persona, encontrar comprensión, aceptación y superación de sus negatividades, entre otras cosas.

Es una terapia activa donde se trabaja con meditaciones y símbolos para re-programar al subconsciente polarizando dichas negatividades.

Las personas tienden a vivir su vida creyendo que deciden por sí mismos, que son activos y tienen pensamiento propio. Pero hasta que no se conocen a sí mismos y a sus automatismos, la vida va a pasar frente a sus ojos sin poder hacer una elección real.

Se trata de equilibrar y armonizar nuestro Ser para poder conectarnos con nosotros mismos y obrar en nuestra vida cotidiana desde este lugar; poder discernir desde la auto-observación, gentil y amorosa, cuándo nuestra personalidad está interfiriendo o corriéndonos de nuestro centro.

Así es como se sirve de la meditación, que es un estado de atención concentrada, sea en una imagen, en un pensamiento, una afirmación, etc.

Se trabaja principalmente a partir de la respiración y con visualizaciones positivas.

La meditación ayuda a reordenar la mente y calmar la ansiedad, es ideal para equilibrar las funciones internas y externas de la personas y fomenta la conexión del Ser con su propia espiritualidad.

Es en el subconsciente donde están grabados los patrones mentales, tanto positivos como negativos, con los cuales nos manejamos en la vida cotidiana.

Dado que el lenguaje del subconsciente son imágenes y símbolos, este será el medio con el cual conseguiremos re-programarnos. Para que este trabajo sea eficaz y permanente, se deberá trabajar diariamente con la meditación o símbolo para que el mismo se cargue de energía y la nueva programación sea más profunda.

ARBOL
Es un símbolo de seguridad que ayuda a re-polarizar las negatividades en la persona adquiridas de los padres y aquellas personas que oficiaron como progenitores.

Al trabajar con el Árbol este provee fuerza, seguridad, bienestar y se van liberando dentro de la persona sentimientos de rechazo y abandono para poder conectarse con sus verdaderos Padres Espirituales dentro de sí.
Se utiliza para la preparación de los cortes de lazos para sostener emocionalmente a la persona, sobre todo cuando el corte es con una persona que representa una figura de autoridad muy fuerte.

CORTE DE LAZOS
El corte de lazos se usa para liberar al paciente de influencias negativas, proyecciones, dependencia malsana, pero por sobre todas las cosas, es una técnica para liberarse de la programación negativa que se adquirió en la infancia y que imposibilita el conocerse a sí mismo.

Los primeros lazos que se generan son con los progenitores dado que son ellos nuestro medio para llegar al plano físico y es a través de ellos que comenzamos a conocer al mundo. Luego, se formarán lazos en el colegio, con amigos, parejas, compañeros de trabajo, cosas materiales, drogas, comida, dinero, status social, poder, etc.

La permanencia de los lazos con nuestros progenitores en nuestra vida es lo que nos hace buscar en el exterior las mismas características que ellos tienen con la ilusión de resolver así esta situación.

Este trabajo sirve para mejorar la relación entre el paciente y la persona con la cual se realizará el corte porque cancela todo karma existente entre ambos, para darle lugar a una nueva relación ya sin proyecciones, sino viendo y aceptando al otro tal cual es, permite una relación más libre y fluida.

Además ayuda a la persona a sanar internamente heridas del pasado, a conocerse más y ser independiente en sus elecciones conectándose con el auto-respeto y el auto-cuidado.

NIÑO INTERIOR
Nuestro niño o niña interior representa uno o más aspectos de nuestra personalidad que aún no hemos desarrollado y que fue herido en uno o varios momentos de nuestra infancia generando una herida en nuestro Ser, ya sea por rechazo, abandono o abuso sexual. Se considera estas tres posibilidades como causas primeras, siendo que la herida pudo ser hecha por un sin fín de posibilidades.

Todos, sin importar la edad, tenemos a nuestro niño interior que si no se trabaja con él y se lo ayuda a sanar, atraeremos personas o situaciones a nuestra vida que no van a satisfacer nuestras necesidades y que nos hará sentir rechazados, abandonados, traicionados, con culpa, impotencia, re-editando la vieja herida y haciéndola cada vez más profunda.

El niño interior buscará la forma de salir a la luz si no es escuchado en forma consciente y puede manifestarse desde la ira, la manipulación, depresión, conductas ofensivas, apatía, adicciones, rebeldía inapropiada, etc.

Este trabajo posibilita la sanación del niño o niña interior consiguiendo que la madurez emocional sea la correspondiente a la edad cronológica y poder así conectarse con las propias necesidades y emociones de forma consciente, desbloqueando la energía acumulada en esa herida para poder utilizarla en el aquí y ahora.

La terapia transpersonal es una herramienta para que el ser blanquee su situación consigo mismo, con su pasado y así pueda ejercer su poder de decisión y acción a manera consciente en su presente y forjar un futuro armonioso. Nos centramos principalmente en el aquí y ahora.

Nuestro objetivo es asistir al paciente en su búsqueda de armonía y equilibrio en su interior y proveerlo de elementos para poder valerse por sí mismo, de manera consciente y ya no vivir su vida a través de los automatismos absorbidos de su entorno.

Es totalmente complementaria con otras terapias.

Para pedir turnos o consultar sobre cursos y seminarios de terapia transpersonal escribir a hola@simplementesoy.com.ar

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.